a La Tercera va la vencida

La mejor receta para un buen proyecto se fundamenta de empeño. Añadan una buena idea y creatividad en cantidades industriales. Trabájenlo con esfuerzo, dedicación, trabajo en equipo y probablemente unas muchas bastantes horas de insomnio. Sazonar al gusto con risas interminables, pausas merecidas, errores comunes e (in)evitables. Métanlo a cocer a temperatura media, sin prisa, y una vez listo tendrán algo como La Tercera, nueva boutique de moda y complementos con encanto en el corazón del Borne de Barcelona.

Acogedora. Luminosa. Y llamativa. La Tercera (c/Brosolí, 4) es la primera tienda propia de Name, firma catalana de moda urbana creada por Irene Sabatés y Clara Aspachs, junto a los bolsos creativos y artesanales de Lubochka, de la diseñadora Olga Dubovik. Moda y complementos. Una sinergia indiscutible que aúnan fuerzas en este nuevo proyecto que, aún sus pasos previos, juntas o por separado, ahora toma forma de tienda. Y es sencilla, nada pretenciosa, dando así todo el protagonismo tanto a las prendas como a los accesorios que exponen en esa primera estancia que tanto invita a entrar. Al fondo, una segunda sala se configura como taller.

LaTercera

La Tercera se visualiza como una proyección de crecimiento de lo que han sido los siete años de trayectoria de Name. Hablar de La Tercera nos exige hablar de Name, igual que en la historia de Name llegamos al capítulo de La Tercera.  La marca nació cuando Irene y Clara aún compartían proyectos en ESDI y vieron que su compenetración y buen trabajo en equipo podía trascender las paredes del aula. Y no se confundan: es n-a-m-e, a la española, nada de inglés (algo que realizo tras media hora de entrevista pronunciando neim) Y con dos puntos. Name: ¿Por qué? “Teníamos que escoger un nombre para la marca y nos inspiramos con la etiqueta de la prenda de ropa de un bebé”, cuentan sus creadoras.

Name: dos vidas plasmadas en moda

La inspiración, en el arte, parte de un instante decisivo. Algo así como teorizaba Cartier-Bresson en fotografía. Podríamos decir que Name: es lo que ese instante en moda. “La línea general de la marca siempre parte del momento que estamos viviendo”, explica Irene, un “momento” que casualmente coincide en los divergentes caminos de cada una de ellas. Trabajo. Estudios. Amores. Familia. Y en el caos de la vida, Irene y Clara se encuentran, en el camino, y se inspiran. De un hecho común. Su hecho. Y todo fluye. Una marca, en general, de estilo sobrio y detallista pensada para la mujer de hoy en día. La mujer trabajadora, “la que es madre y tiene muchos compromisos, y que debe ir tanto a una comida de trabajo como una cena elegante el mismo día”. Ellas visten Name:, y sí, cada una, a su modo, parecen iguales y distintas a la vez.

Ahora presentan ‘Moments’, nueva colección otoño-invierno 2013 que simboliza el conjunto de circunstancias que han derivado al buen presente que están viviendo. Un buen “momento” de cambio y transición tanto a nivel de familia y amigos como a nivel profesional que hace de la colección “un agradecimiento a todas las personas que nos han apoyado”. Jerseys mullidos, pantalones pitillos, faldas, vestidos románticos, camisetas y camisas con cuellos bellísimos. Tejidos de tacto suave, sencillo, agradable. Los negros protagonizan la paleta de colores; los marrones y los caqui toman el papel secundario. Y no más.

Se consideran amantes de su trabajo, sí, pero sobre todo del trabajo bien hecho, Por ello, apuestan por la producción local y mantienen trato directo con sus principales proveedores. No les importa perder mañanas y tardes enteras en pequeños talleres de Poblenou, “de los auténticos y de los que tan pocos quedan”. O recorrer kilómetros en coche, en busca del tejido perfecto, cuya calidad sea exquisita. Ese valor es el que buscan. Ese valor es Name: hecho en casa. Con cariño. En Barcelona. Con vísperas a crecer, sí. Pero, como aquí decimos, poc a poc i bona lletra. Y eso Irene y Clara lo saben muy bien.

De estudio en Gracia a boutique en el Born

Su primer espacio fue un changing room en el emblemático barrio de Gracia que aunque fue el emotivo inicio de todo el proyecto de ahora  – “allí empezamos a hacer toda nuestra red de contactos y a construir de cero nuestra marca” – pronto se les haría pequeño, muy pequeño. Tras dos años y medio se lanzaron al showroom del barrio Gótico, segundo espacio, en el que Name: ha estado hasta ahora, un local “a pie de calle” que les ha permitido expandirse y crecer todavía más, entrando tanto al mercado online como a la venta en tiendas multimarca. Pasan dos años más. Name: lleva unas seis colecciones. E Irene y Clara vuelven a hallarse en el mismo punto de estancamiento. Sí, el showroom está bien, pero no es suficiente. “Y es que a fin de cuentas la gente entiende más el concepto de una tienda donde te pueden localizar y donde expones tu colección actual, que no un showroom donde trabajas y muestras tus trabajos previos”, matizan las chicas.

LaTercera_6

Aunque hace meses que este trío ya hace sus andadas junto, La Tercera se inauguró oficialmente el pasado jueves 3 de octubre. El tarjetero fue el detalle menos concurrido y, por ende, fácil de retratar. La diseñadora Miriam Ponsa, quien había “unido” por primera vez a estas tres chicas en su atelier años atrás, hizo acto de presencia.

Siempre han ido poco a poco. Han sabido esperar el momento adecuado. Sin prisas. Pero también sin pausas. Y llegó el momento de emplazarse. De encontrar su sitio. El “ahora es el momento”. Y un, dos y tres. Tercer lugar. Tercer intento. Ya lo dicen. Que a la tercera va la vencida. Y así nació La Tercera, su hogar. Porque, a fin de cuentas, la tienda representa un poco esa correlación trifásica. “De repente, una mañana nos despertamos y todo era tres, tres, tres”, ríe Irene recordando que La Tercera no es solo el nombre de su tercer local, sino también el mismo número del espacio que han ocupado en las distintas calles. Y también el número de chicas que ahora se suman al proyecto.

Desde Siberia, Lubochka con amor

Donde caben dos, caben tres. Por ello en La Tercera Irene y Clara no se sentían “suficientes” y necesitaron a Olga Dubovik para cumplir las órdenes armónicas del tres. Originaria de Siberia, Olga llegó a Igualada a los 13 años con poco más que todo el talento artístico, heredado de su madre, por equipaje. Si de su tierra natal obtuvo ese talento creativo, caracterizado por abundantes colores y una habilidad técnica para la artesanía innata, de su tierra “adoptiva”, Igualada, Olga absorbió la gran tradición vinculada al trabajo de piel de calidad.

LaTercera_3

Los top de Lubochka: el Mumu Dina y el Mashka, valorados en 212 y 149 euros respectivamente

El resultado de esa conexión Siberia-Igualada no fue otra que Lubochka, algo que “al principio no sabia muy bien que camino iba a tomar y que tocaba un poco de todo, pero que poco a poco se fue definiendo en bolsos y complementos”. ¡Y suerte! Si no, ahora no podríamos disfrutar del Mumu Dina o el Mashka, las creaciones top de su última colección 2013. Aunque categorizar, en verdad, a Olga no le gusta. A fin de cuentas, para ella, “mi propio sello son mis bolsos”. Y esa es su esencia, su valor añadido más allá de su apuesta por el handmade – todas sus piezas son 100% producción local hecha a mano. El éxito de Lubochka está en lograr una seña de identidad en sí misma. Que la gente reconozca los diseños sin necesidad de ver un sello, una etiqueta, una marca. Por si mismos. Y ese es el reto de Olga.

Así que no sean tímidos. Pasen y vean. Déjense deslumbrar por Siberia. Por Name: – aka neim, seguro que no les echan de la tienda. Por ese halo de dulzura que desprende el buenrollismo catalán-siberiano-catalán. Por las cosas que puedes encontrar. Por los detalles. Y porque, como a todos, siempre es un gustazo que pasen a vernos a esto que llamamos “proyecto personal”. Les encantará. La Tercera les espera.

Myblüchers, el zapato más ‘british’ de la mano más valenciana

Mybluchers-02

Nos encontramos en un contexto que exige cambios. Que implica modificar el planteamiento actual. Cambios que, a veces, simplemente suponen retomar hábitos del pasado. Como dejar la moda fast y retomar el slow, abandonar la súper   internacionalización   y   limitarnos   a   nuestra   área   de   proximidad   o centrarnos más en lo social y no en lo digital. ¿Un ejemplo que resuma todo ello? Myblüchers, nueva firma de zapatos comprometida con su tierra de origen, Valencia, donde la fabricación del calzado es más que una forma de vida.

Pero,  ¿qué  hay  tras  myblüchers?  Por  el  momento,  un  estudio  taller  lleno  de bocetos, el diseño de una web que tienta a rabiar a gastas incontables horas en su catálogo de compra y centenares de cajas llenas de zapatos de una misma línea: el zapato inglés denominado blücher, cómo no. Y dos mentes; las de Victoria y Sergio, ambos 34, directora creativa y director de equipo técnico y ejecución de myblüchers. Diseñar y hacer zapatos no es su primer proyecto juntos – llevan más de diez años como equipo al  frente  del  estudio  de  diseño multidisciplinar  Fourmi  Rouse  –  pero  quizás éste  si  es el  de  mayor envergadura. Si tienen una idea, hacen lo posible para plasmarla y “si no existe el camino, nos lo inventamos”, añaden. Así son y hacerlo así es su manera. Auténtica. Enérgica.

Victoria y Sergio de myblüchers, por Antía Pagant

Victoria y Sergio, fundadores de Myblüchers / Antía Pagant

El perfeccionismo de su trabajo se transmite desde el cuidado y cariño del diseño de cada detalle hasta la cuidadosa selección y la calidad del material usado, que generalmente proviene de Elche, “la mayor ciudad en cuanto a tradición en calzado”, apunta Victoria. Un perfeccionismo que, a su vez, ha implicado “incalculables” horas de trabajo tanto en el taller como en la carretera ya que la creación del producto perfecto no requiere únicamente un diseño infalible, sino la caza y captura de un material que puede encontrarse en cualquier rincón de la península. Y es que, como este equipo apunta, en myblüchers el trabajo se convierte en “una compleja coreografía en la que convive el trabajo manual, casi artesano, con la mecanización de las tareas más sencillas” y donde, ese esfuerzo, esa dedicación, producen la belleza de un producto con denominación de origen y una auténtica etiqueta made in Spain.

Trece diseños sin supersticiones

La  primera  colección  de  este  dueto  valenciano  consta  de  13  modelos,  cuyo diseño y confección resultan de un eficiente análisis de tendencias de mercado. En sus mil formas y versiones, con o sin cordones, con o sin ornamentaciones, en myblücher no dudan de que este zapato “se postula como un auténtico must have que muchas firmas han querido incluir en sus colecciones, convirtiéndolo en una de las principales tendencias que veremos este próximo otoño-­‐invierno”. ¿Cómo combatir, pues, esta competencia? Victoria y Sergio lo tienen claro. Su modelo de negocio apuesta por el low-­‐cost y no por vender un buen producto deben llegar a precios desorbitados.

Una de las grandes apuestas de myblüchers para el planteamiento de sus colecciones es la inclusión de colaboraciones con otras firmas, tanto consolidadas como emergentes; un leitmotiv que se configura como idea particular de negocio y que Victoria nos justifica apuntando que “creemos mucho en estas sinergias” ya que “las propuestas que salen de esta alianza son cada vez más interesantes”. Así pues, en esta ocasión han contado con la participación de nombres del nivel de Minerva Portillo, Sandra Freckled, UKE, Eve Angel Suite, Dragomir Krasimirov o Enum, quienes aún dado su reconocimiento internacional no han dudado en versionar su propio blücher que se ha sumado a esta bella colección de trece modelos que hoy salen (¡por fin!) a la luz.

Angel, Cambridge, Coco, Enum, Eve Angel, Gatsby, Killer, Mateo, UKE, Chelsea, Make Up, Matilda y Minerva. Trece. Trece modelos exactos. Ni uno menos y ni uno más. Y con orgullo, ahora Victoria y Sergio los muestran en el catálogo de su página web, a la espera de que empiecen a desfilar por sus redes cenicientas 2.0 en busca de su ansiado blücher perdido. Y seguro (segurísimo) que lo consiguen. ¿Quién se resiste a un Gatsby, a un Killer o a una Coco? Y hombres, no desesperéis, los modelos Ángel o Mateo son totalmente adaptables.

Puede que su metodología de trabajo artesana y detallista sea tan slow que la espera de cada nueva colección nos sea un suplicio y nos tenga en ascuas con cada una de las instantáneas que vayan colgando en su cuenta de Instagram. Puede que debido a su trato personalizado y directo tanto con el cliente como con el proveedor se enlentezca toda la cadena de producción. Puede que nos duela usar nuestros blüchers porque solo podemos permitirnos un par o puede que podemos gustar de tener toda la colección por duplicado. Puede. Pero de lo que no cabe duda es de que sus zapatos son de una calidad excepcional y de que, si eso no es aún suficiente, el trato que ofrecen Victoria y Sergio mejora gratamente esa perspectiva personal. Myblüchers ofrece un producto de proximidad que apuesta por el trabajo hecho prácticamente a la justa medida. ¿Qué más queremos?

El erotismo de la belleza interior

La sensualidad es atractiva. Lo erótico es tentador. El casi pero no. El secretismo de la intimidad nos imanta hacia un querer descubrir esas transparencias que se insinúan, esas enaguas que se dejan ver, esa puntilla que sobresale tímidamente entre un escote incipiente. Y ese furor por el fetichismo aún aumenta más en época de crisis. Por eso no impresiona que un miércoles cualquiera de otoño, cuando el anochecer ya cae sobre el barrio de Gracia, un local como SexAcademy Barcelona (c/Neptú, 26) se halle repleto de gente. Silencio. O no. Dentro se organiza una venta privada de la colección de Rosario Puñales, marca de lencería y corsetería de referencia en el sector.

RosarioPuñales_7

Luce top crudo con puntilla. Una rebeca negra bordada. Y su peinado, corto, recuerda a los años veinte y a las fiestas del Gran Gatsby, un recuerdo que también inspiran las presentaciones de las que posteriormente habla. Rosario Puñales es una artista. Y eso es algo que se ve sencillamente en el modus operandi de esta diseñadora ya que su proceso “no empieza dibujando un diseño o buscando un material, sino que comienza como se hacía a principios de 1.800, con la textura”. El tejido, la textura, explica Puñales, es la llave que le abre el camino, que le inspira y que, como Miguel Ángel frente al bloque que se convertiría en David, se pone manos a la obra.

La moda nunca fue un tema ajeno en el seno de su familia, de fuerte tradición textil por más de sesenta años, pero aunque fuese tema asegurado en las sobremesas navideñas, su auténtica incursión en el sector llegó con sus estudios en Diseño de Moda y Patronaje Industrial en Barcelona. Y todavía más, con su posterior especialización en estampación y bordados en la prestigiosa escuela Saint Martins College of Arts & Design, en Londres. Y de ahí salió todo. “El tratamiento del tejido, la restauración, el teñido, todo lo técnico del textil, es lo que me llevó a la lencería, que para mí es el proceso textil más laborioso, delicado y bello que existe”, nos deslumbra Rosario con entusiasmo. Y es ese detallismo que transmite con sus palabras el mismo que plasma en sus creaciones.

RosarioPuñales_4

Lencería para vestir y para seducir

Volver pero para no quedarse. El regreso a su ciudad de origen significó hacer lo que todo diseñador sueña hacer algún día: registrar su propia marca. Así nació en 2007 la firma de lencería Rosario Puñales con una primera colección que, tras su presentación y desfile, no dejó a nadie indiferente. Las creaciones de Rosario Puñales nunca carecen de sedas, encajes y puntillas como principales materiales, algo que nunca dejaremos de ver, así como el uso de los negros o los nude, que siempre se mantienen como los eternos básicos en materia lencera.

Pero, ¿qué hay sobre la presente colección? Rosario es metódica. Una mujer práctica. De modo que la ha dividido según dos ambientes “para satisfacer todos los gustos”. Chica lista. El Romantic&Bridal, por un lado, se dirige a la clienta que busca esa pieza más dulce que, de tonos neutros y apastelados. Por otro lado, la línea Cabaret&Burlesque apuesta por el lado salvaje y transgresor de la mujer, ofreciendo negros sobre rojos, satenes y encajes más atrevidos. Dos líneas de una misma colección donde los colores se alternan con maestría. En especial, esta última colección, además, se caracteriza por el color ya que “me apetecían los contrastes y el color a rabiar, que es lo que ha reinado siempre” confiesa la diseñadora con una sonrisa. También encontramos mucho kimono con su fajín y su body, algo que tiene mucho que ver con su reciente expansión a oriente. Y es que si algo no deja de no ser Rosario es una mujer más que internacional. Sí, sí.

Línea Romantic&Bridal

Línea Cabaret&Burlesque

Tanto ha atraído el magnetismo de sus líneas cargadas de feminidad y sensualidad que, en pocos años tiempo, el salto internacional ha sino inminente y ha conquistado tanto ferias como desfiles en París o Berlín. Su presencia en Europa – principalmente en Francia, Italia y Alemania – pronto les supuso un crecimiento hacia EEUU y recientemente se están expandiendo a Oriente Medio, donde no hace más de una semana han abierto un nuevo establecimiento.

Como en casa, en ningún sitio

Cruzar fronteras es buen síntoma. Y crecer significa labrarse un buen camino dentro del mundo de la moda. No hay duda. Pero a Rosario, a fin de cuenta, lo que más le atrae es el trato de tú a tú. El “como en casa”. Y así nacieron las ventas privadas, por eso del “ostras-Rosario-quiero-que-me-atiendas-tú” de boca de múltiples clientes, conocidos, amigos y más a quienes la diseñadora en cuestión decidió reunir de forma amena, con música y copa de cava incluida. Estas ventas se realizan con bastante asiduidad en cada ciudad y solo es cuestión de estar atent@s en su página de Facebook para no perderse la siguiente. Siempre se pueden encontrar piezas exclusivas y limitadas que no encontraras en la venta siguiente o que no hallaste en la venta anterior. Así que no dudes y ¡déjate embriagar!

RosarioPuñales_2

RosarioPuñales_1

RosarioPuñales_8

RosarioPuñales_3

Y ese carácter íntimo y personal también se desprende en las presentaciones de cada una de sus colecciones. Rosario huye de los desfiles convencionales – aunque, como rigen las normas, debe ceñirse a ellos y, por ende, sí ha desfilado en París, entre otros. En sus presentaciones “uno no debe ser puntual, puesto que el desfile no empieza o acaba, sino que perdura toda la velada”. Y así es. Las modelos se diluyen entre el público. Comparten el espacio. Interactúan. Lucen las prendas firmadas por Rosario Puñales y se dejan ver, comentar, criticar. Eventos que se celebran en hoteles o escenarios que aporten la esencia vintage que caracteriza la esencia de la marca. Eventos que se realizan con mayores espacios de tiempo que las ventas privados, puesto que “llevan un mayor volumen de trabajo y es preciso que el público su tiempo para digerir todo lo observado antes de asistir a la siguiente”. Dice que nos llamara para el próximo. Y nos morimos de ganas. Porque esos eventos, como decíamos al principio de este artículo, sí que nos evocan a escenas festivas gran-gastbianas cien por cien.

Distintas por fuera, iguales por dentro

Más allá de las fiestas, de los interminables adjetivos descriptivos, de las blondas y del deseo desenfrenado que suscitan las lecturas a luz de mesita de noche, la realidad es que la sexualidad y el erotismo femenino son un concepto subyacente en la cultura. Y ese impacto de la cultura erótica tiene una gran repercusión en la trayectoria de la lencería, algo de lo que Rosario es más que consciente. “La cuestión del erotismo es cultural y se vive de una forma muy amplia y no únicamente por países” apunta Rosario, a la vez que añade que “si ya hay diferencia entre la mujer del norte y del sur de España, imagínate a nivel internacional. Eso a mi, en el momento de trabajar, me supone un gran reto”.

El fetichismo es uno de los aspectos en que más se diferencian nuestros vecinos galos respecto a nosotros. Es algo que nos falta. Mientras nosotras tendimos a usar ropa íntima bajo el criterio de comodidad, “las francesas se mueren si no lucen por dentro del mismo color que visten por fuera”. Ay. Lo francés. Siempre dije que tienen un no se qué especial. Será eso, que cuidan hasta el detalle de la ropa interior. El detalle. El más mínimo detalle. Y será que en el detalle está ese toque especial. Esa sensualidad.

Que en España vamos unos pasos por detrás respecto a otros países en materia erótica es algo incuestionable. Será por eso que aquí nos revolucionamos con literaturas como Cincuenta sombras de Grey. No obstante, nos damos cuenta de ello y el ejemplo es el impacto de instituciones como SexAcademy Barcelona, un espacio donde se trata y explora abiertamente algo tan nuestra y natural como es la sexualidad. Quizás ese es el principio de todas las cosas. Aceptarnos tal y como somos. Aceptar la naturalidad. Y mientras lo aceptamos, lucir en ese proceso un hermoso y arrebatadoramente sexy conjunto de Rosario Puñales.

Rosario Puñales en Sex Academy

“Diseñar lencería, a mi modo, me ha aportado autoestima”, confiesa Rosario Puñales, quien en esa imagen acompaña uno de los corsés de sus creaciones / Natàlia Capdevila

Una cita mensual con Bob Barcelona

Lo bueno se hace esperar. Más de una vez lo hemos oído y al sabio dicho, incluso en materia de moda, no le falta razón. Dejemos de lado el “aquí y ahora”. El comprar porque sí. Huyamos de las compras compulsivas de tardes de ansiedades elevadas. Pongámonos en stop motion. Y dejemos que llegue principios de mes. Sí. Esos días en que la firma de bolsos Bob, 100% made in Barcelona, abre su atelier y organiza su venta exclusiva mensual.

Tres días. Treinta y tres horas. Productos limitados. Y el intenso trabajo detrás de todo un mes con las puertas y persianas bajadas del atelier. Así funciona Bob. A un mes vista. Guau. Así es su razón de ser. Su filosofía. Y ese nunca visto sistema de negocio es lo nos lleva a su puerta y conocer a Enrique Matarín y Ramón Sambola; el primero con mucha historia en el ámbito comercial, el segundo con mucha historia en el diseño. Aunque esta historia, la historia de Bob Barcelona, realmente la escriben juntos.

Bob4

El protagonista. El modelo Top de Bob (120-129€, según color) es el bolso de estilo hobo de más exito de la marca. Damos fe que pase el tiempo que pase, ahí estará.

Y empezaron juntos cuando esta redactora ya empezaba a contar y escribir. Era 1995 y registraron lo que deseaban que sería lo mejor de Barcelona, su sueño. Y Bob, a fin de cuentas, es eso, las siglas de Best Of Barcelona. “Entonces no podías serlo ya que trabajábamos para otras marcas, pero ahora sí es el momento de Bob”, sonríe Enrique. Y es que lo es. Tras más de diez años al servicio de firmas de renombre como Pronovias o TCN, para quienes han diseñado y comercializado los complementos más in, llegó un momento que el dueto dijo aquello del “ahora o nunca”. Y el ahora ganó. Y hace un año que Bob tomó el protagonismo que merecía en las vidas de Enrique y Ramón. De Ramón y de Enrique.

De mes a mes y tiro porque me toca

Bien. Tenemos el qué. Tenemos los quiénes. Podríamos decir que el cuándo. Pero me chirría el cómo o el por qué. Así que insisto y Enrique contesta encantado mientras Ramón atiende al cliente. Silencio. Recuerden que estamos en una venta de atención personalizada, porque esa es la respuesta al cómo. A su modelo de negocio. Un modelo de negocio que impresiona y que se aleja rotundamente del funcionamiento y monopolio de las grandes industrias de la moda, cuyas colecciones se trabajan a seis meses vista. Ellos no. Ellos trabajan a mes vista, partiendo tanto de las tendencias de temporada como de los gustos y opiniones de sus clientas, el factor potencial sobre el que se sostiene el tándem Enrique-Ramón.

La marca Bob apuesta por un producto de calidad vendiendo directamente a la clienta, en carácter exclusivo y eventual, lo que permite que sus precios sean menores en comparación a casas de pieles convencionales. Esa venta, que realizan durante tres días al mes, les permite entrar en contacto con el interés tanto de la clienta como del mercado y, una vez terminada la venta, volcar ese “interés” cosechado sobre el trabajo a realizar durante el siguiente mes. Y vuelta a empezar. “Es un no parar”, matiza el entrevistado. Y no le falta razón. Incluso con las puertas del atelier abiertas, esperando clientas para la venta, el teléfono suena.

Bob3

Bob1

El contacto con los proveedores no cesa. Las pieles, material estrella de Bob, proceden principalmente de Barcelona y Alicante. No obstante, eso sí, Enrique matiza que la piel es un producto “extraño” en tanto que aunque su origen tiende a ser español, su tratado y sellado se realiza en Italia, donde la excelencia del trabajo no tiene comparación alguna. Este “circuito europeo-internacional de la piel” termina con su regreso a España, donde Bob, entonces ya si, la adquiere para confeccionar sus bellas creaciones.

Unas creaciones que, como ellos definen, son handmade y heartmade. Hechas a mano y hechas con el corazón. Y antes de entrar en romanticismos literarios seamos honestos: así es. Todo proyecto tiene una implicación emocional de un valor incuestionable, algo que las palabras de Ramón o Enrique transmiten. El concepto handmade también está en el ojo de mira: próximamente ofrecerán en su página web o Facebook algún vídeo e información acerca la vida y trabajo en un taller de confección con el ánimo de dar a conocer tanto el largo y laborioso trabajo para la confección de un bolso como los profesionales que intervienen en ello, todo ello para que el cliente evalúe el precio con la calidad y dedicación del trabajo.

No sin mi Bob

Esfuerzo, sudor y lágrimas. Pero de alegría. Porque “todo trabajo tiene su recompensa”. Y eso, este pequeño pero gran equipo, en tan solo un año lo están viendo. Las primeras ventas privadas empezaron en octubre de 2012 y ahora, un año después, han logrado cosechar una extensa lista de fieles clientas que mes tras mes acuden a sus ventas dispuestas a compras esos nuevos Bob limitados en los que Enrique y Ramón han trabajado a contrarreloj. Porque son mujeres exigentes, que saben lo que quieren, y que quieren un Bob. Un nombre, un concepto, un diseño. Un sello de identidad. Además, han ido más allá y aunque los bolsos son y serán su seña de identidad, también trabajan las pieles confeccionando algunas piezas de ropa. Una buena visión empresarial siempre contempla ampliar horizontes.

Bob2

Apuesta de entretiempo. Biker de piel, un must de esta temporada.

Bob6

Decimos bien alto sí a los shorts en otoño y más este modelo en piel negro (90€), también disponible en ante camel. ¿Un secreto? Malena Costa tiene un par de este diseño de Bob. Sino nos creéis, echad un vistazo a su blog 😉

Bob7

Suma y sigue. Bob también trabaja el pelo. Los chalecos de pelo son otro de sus novamás en ropa. También los podéis encontrar en flecos.

Y ellas, repiten. Y mucho. “Es muy gratificante, tanto que en ese sentido estamos muy satisfechos”, añade Enrique, antes de introducir que, gracias a ese éxito entre las clientas, sus próximos pasos les llevan este año a abrir ventas eventuales a otras ciudades españolas. Madrid, Alicante, Bilbao, Marbella. Enrique explica que en este año de vida “se han creado mayores expectativas y llegaremos a pop up stores o espacios polivalentes durante dos o tres días en estas ciudades”, algo que supone una gran experiencia para Bob y de lo que “realmente no podemos quejarnos de los triunfos logrados en un año”.

Pero nada de esto no hubiera sido posible sin el éxito cosechado en Barcelona, cuya clienta le ha servido un servicio boca a boca excepcional. “La clienta que viene a Bob es muy personal ya que es una clienta que busca calidad”. Y sí, mujeres que apuestan por lo nuestro. Mujeres que “huyen de lo estándar y de la marca para ir al diseñador local y que apuesta por él”. Tan a favor, que nos identificamos con esa mujer. Y en consecuencia, con Bob. ¿Nos lo llevamos? Clutchs, totes, hobos, todoterrenos. De todos los estilos y para todas las mujeres. Los precios oscilan entre los 70 y los 200€ aproximadamente. Un capricho de los buenos.

Pero si no lo creen, vayan. Vayan y compruébenlo con sus propios ojos. Déjense deslumbrar. Y luego hablemos. La venta estará vigente los próximos 2 y 3 de octubre de 10 a 21 horas en el atelier de Bob (c/Milà i Fontanals 14, 4º 5ª) en Barcelona. Y si se os pasa esta venta, no sufráis. En noviembre, como cada mes, volverán. Y es que ya lo decían las madres. Que lo bueno siempre se hace esperar.

Bob5

Monederos Bob de distintos colores y estampados